Tips para ejercer el #infoactivismo el #6D

FullSizeRender

Las elecciones de este domingo representan un gran reto comunicacional para los medios independientes. No obstante, el peso de la información “del minuto a minuto” recaerá en gran medida en los ciudadanos. Los canales de televisión, estaciones de radio y periódicos, por temor e intereses, reducirán la cobertura y difusión de noticias de la oposición. Serán replicadores de la versión oficial, y obviarán las irregularidades y abusos que se puedan cometer.

Para bien de los venezolanos hay varias alternativas informativas que serán aliadas para la difusión denuncias y noticias. Los medios Tal Cual, Runrunes, El Pitazo, Poderopedia, Crónica Uno y la ONG Transparencia Venezuela se unieron para ofrecer un operativo con el apoyo de 100 profesionales de la comunicación que reportarán las incidencias en todo el país. De igual forma, el portal caraotadigital.net activará un operativo especial para llevar el pulso del proceso.

Aun así los ciudadanos tendrán en las redes sociales la primera fuente de información, para estar conectados, en tiempo real, con el desarrollo del proceso electoral. Será un largo y sinuoso día que exigirá la mayor responsabilidad y ética en la emisión y difusión de las informaciones. En especial en el momento más álgido del proceso: el cierre de las mesas electorales. El Gobierno es experto en lanzar rumores y crear matrices informativas.

En ese sentido, los #infoactivistas serán los grandes actores del #6D. A continuación les presento algunas recomendaciones, como ciudadano y periodista digital, para la emisión y difusión de noticias.

  1. Es importante dejar registro de su denuncia con imágenes. De acuerdo a las posibilidades, ante todo debe cuidar su integridad, grabar o fotografiar el suceso. También informar la hora y lugar del hecho. Esto permitirá llevar una cronología del #6D
  1. No exponerse a las fuerzas de seguridad ni simpatizantes del PSUV. Registrar el suceso desde una posición segura. Tratar de no llamar la atención.
  1. No dar RT a informaciones que no estén corroboradas. Verificar la calidad de la cuenta que difunde la información.
  1. Confirmar la veracidad de las imágenes que circulan en las redes. En unos minutos puede comprobar la autenticidad de una fotografía a través del servicio de Google Imágenes.
  1. Consultar siempre las cuentas oficiales de los medios de comunicación, periodistas y personalidades.
  1. Ahorre al máximo el consumo de la batería. Si es posible lleve su cargador o batería externa. Si tiene dos teléfonos administre las cargas.
  1. La aplicación Whatsapp es la estrella de la mensajería en el país. Pero hay opciones más seguras, de mensajes cifrados, como Signal, Telegram, Wickr. Todas son una excelente opción para comunicarse.
  1. Lo más probable es que el domingo las señales de las operadoras fallen en los centros electorales con alta concentración de personas. La aplicación FireChat es una excelente alternativa que permite crear una red de comunicación y no requiere de conexión a internet o señal de las operadoras.
  1. Para una navegación segura, desde la web, se recomienda utilizar el programa TOR el cual .oculta el origen y destino del tráfico de Internet, haciendo que otros no puedan averiguar tan fácilmente quién eres y qué estás viendo online.  La dirección para descargarlo es https://www.torproject.org/
  1. Para sortear la posible censura de paginas web es necesario utilizar un VPN (Virtual Private Network) que enmascare tu IP y permite crear una conexión segura a otra red como si estuvieras conectado en otro país. Las direcciones gratuitas y confiables son:  http://www.vpnbook.com/ http://www.hotspotshield.com/es
  1. Otras opciones para llevar el pulso noticioso del domingo y enviar denuncias son: @electoguachiman @efectocoyuyo @internet6d @armandoinfo @redac_ddhh @cepaz @espaciopublico. Además de los hastangs #YoVotoyDenuncio #Guachiman6D #DenunciasDDHH6D

¡A votar!

Anuncios

“La gente quiere conseguir cosas de Internet, en la privacidad piensan después”

mockapetris--644x362Paul V. Mockapetris (Boston, 1948) inventó el sistema de nombres de dominio de Internet (DNS, por sus siglas en inglés) en 1983. Es la tecnología que permite que las direcciones de la Red se expresen con letras y no con números. Preguntamos por él en la recepción del hotel donde se aloja, en el barrio de Sant Gervasi de Barcelona. Al oír su nombre nos llama desde atrás y lo vemos, equipado con una tableta y un portátil consultando su correo electrónico. A través de su montura de gafas de aviador, nos cuenta que llegó de París, donde vive actualmente, el pasado sábado y que a pesar de la tristeza que siete, celebra que su círculo más íntimo esté sano y salvo. Está en Barcelona porque hoy la Universitat Ramon Llull-La Salle lo inviste doctor honoris causa por ser uno de los padres de Internet. Actualmente Mockapetris tiene una empresa en Silicon Valley,Nominum, que suministra software de DNS, además de un centenar de operadores de telecomunicaciones de todo el mundo.

Usted vio un ordenador por primera vez cuando tenía 16 años. ¿Es un nativo digital precoz?

Una interacción más cercana entre ordenadores y humanos es inevitable

En muchos aspectos sí. Uno de mis primeros trabajos fue para IBM, cuando todavía estudiaba en la universidad. Medía rendimiento y tenía acceso a los ordenadores todo el tiempo que necesitaba. En aquella época esto era difícil. El reto era saber como usar los recursos más que tenerlos o no.

P: ¿Por qué creyó que era mejor expresar las direcciones de Internet con palabras?

R: Cuando somos pequeños aprendemos a memorizar palabras antes que números. Probablemente sus primeras palabras fueron mamá opapá, y no 18 o 32. No puedo imaginarme una red en la que todo se tuviera que expresar en números, pienso que sería imposible.

P: ¿Es cierto que se arrepiente de no haber patentado el protocolo DNS?

R: Un amigo mío me dijo que soy la única persona que conoce que ha creado una industria de miles de millones de dólares y no ha sacado ni cinco. He pensado varias veces que fui bastante inteligente para inventar el DNS pero no bastante listo para poseerlo.

P: ¿Y quién ha quedado estas patentes?

R: No son de nadie. Yo construí los fundamentos y la primera planta y otra gente ha añadido nuevas aplicaciones, ahora hay veinte veces más que al principio.

P: ¿Qué siente cada vez que ve una dirección de Internet? Están por todas partes.

R: Son un poco como si fueran mis hijas.

P: Usted también es conocido como uno de los padres de Internet. ¿Qué destacaría de la evolución de la red, después de 32 años?

R: Me sorprende ver qué pasa cada vez que un nuevo colectivo de personas se une. Por ejemplo, nunca me habría imaginado que Internet sería tan importante por el sector del marketing. Todas las peleas sobre quiénes posee los nombres principales de la red las han causado ellos. Y, en general, me gusta que la gente que usa la red va cambiando y a la vez los internautas hacen que Internet también cambie. Es una evolución que se mueve en los dos sentidos. Ahora el sistema de nombres de dominio se ha extendido a nuevos alfabetos como el chino y el japonés. ¿Esto hará más fácil o más difícil la comunicación entre la gente? Quizás dentro de 10 años sabremos la respuesta.

Nos ofrecerán servicios a medida por aquello que nos quieren vender y no por aquello que deseamos comprar

P: ¿Quién le ha sorprendido más en la vida, sus hijos tecnológicos o los de verdad?

R: Creo que los de verdad que, de hecho, han crecido en un entorno digital. Recuerdo que una vez vieron una bicicleta que traía escrita una dirección .com. “¡Papá es quien lo ha inventado!”, dijeron. Yo cuando era pequeño jugaba con mi padre a arreglar el coche. Ellos me pedían construir un ordenador.

P: Internet sabe mucho de nosotros y parece que cada vez más. Ahora también empezará a tener información de nuestras pertinencias: el coche, la nevera… ¿Es positivo todo esto?

R: Me gustaría que la gente se controlara más a la hora de compartir su información. La primera cosa que los internautas siempre quieren de Internet es obtener cosas. En la seguridad y en la privacidad piensan después después. Yo solo espero que no lleguen demasiado tarde.

P: ¿Cómo explicaría lo que pueden hacer las DNS en términos de seguridad?

R: Tenemos mucha información sobre quiénes son los malos de Internet. Si ponemos esos datos en la estructura de la red, el DNS puede hacer de filtro y evitar sustos a los administradores del sistema. Hoy en día, el sistema dedica más tiempo a descartar correos electrónicos basura (spam) que a entregar los que realmente son útiles.

P: ¿Las personas acabaremos físicamente conectadas en la red?

Un eslogan decía hace años que Internet lo cambiaba todo, pero la gente también ha cambiado la red

R: Una interacción más cercana entre ordenadores y humanos es inevitable. Hará falta que seamos suficientemente inteligentes para darle forma. Una de las cosas que hay que tratar es cómo mejorar la salud de la gente antes de tratar con las enfermedades. Los ordenadores son muy buenos para hacer el mismo trabajo de manera repetitiva. Si como paciente me olvido de tomarme una pastilla, el ordenador seguro que no se olvidará.

P: Internet apuesta ahora por unos contenidos personalizados para cada internauta. ¿Continuará así?

R: Seguro que sí. Pero por mala suerte esto quiere decir que nos ofrecerán servicios a medida por aquello que nos quieren vender y no por aquello que queramos comprar. Apple ha estrenado un producto nuevo en esa línea y lo he probado para ver en qué cree que estoy interesado. A menudo, quiero leer cosas que no he leído nunca en el pasado y me gustaría que esas herramientas tuvieran en cuenta esto.

P: ¿Alguna predicción futurista? Para la próxima década, por ejemplo.

R: El tema principal será ver qué normas pone en práctica la sociedad en Internet. En los noventa se decía el eslogan de que “Internet lo cambiaba todo”. Pero la gente ha cambiado la red para hacerla tal como la quieren. Este es el gran reto de la sociedad. De momento, es completamente diferente en los Estados Unidos y en Europa. En EE UU, la banda ancha funciona mucho mejor, pero prácticamente solo hay un operador que te la pueda proporcionar. Aquí hay más competencia y la gente es más consciente a nivel social sobre la manera en la que se utiliza Internet.

P: Cree que la aparición de un dominio como .cat, que ha cumplido 10 años, fue el desencadenante para plantear nuevas direcciones de Internet más allá de los tradicionales .cómo, .nt y .org?

R: Probablemente sí. Ahora los catalanes (que se encuentran, además, de las áreas del mundo más avanzadas a nivel técnico) pueden ayudar a la gente que está intentando registrar dominios como .paris o .berlin. En la actualidad, hay más de mil dominios nuevos en fase de creación. Hay que decir que quizás la mitad de ellos no valdrán la pena. Muchos políticos me han preguntado durante años si estaba de acuerdo en añadir nuevos dominios de primer nivel, si lo veía peligroso. Y les contestaba que siempre que se cambia algo hay algún riesgo. Pero pienso que vale la pena arriesgarse para descubrir cuáles son las nuevas posibilidades de Internet.

Vía El País.

#Wondr, para crear un chat anónimo con nuestros seguidores en Twitter

Screenshot (6)

Los seguidores que tenemos en Twitter pueden querer decirnos algo sin necesidad de identificarse, y eso es algo que podemos hacer con Wondr.

Se trata de una aplicación para iOS y android que funciona de la siguiente forma:

– La instalamos y la asociamos a nuestra cuenta de Twitter
– Creamos una sala de chat y la compartimos en Twitter para que los seguidores la vean.
– Dejamos que los seguidores participen del chat, donde aparecerán como anónimos, por lo que no tendrán problema a la hora de decir cosas que no se pueden decir vía DM o mensaje tradicional.
– Gestionamos las conversaciones, siendo posible tener hasta 10 al mismo tiempo.

Si hay muchos seguidores interesados en chatear con nosotros, se quedarán en la fila de espera, y serán avisados cuando alguno de los 10 haya terminado la conversación, igual que en un servicio de atención al cliente.

De hecho este sistema podría usarse perfectamente para ese objetivo, ya que crea un canal de “atención al seguidor” que, al ser anónimo, puede aumentar la variable “sinceridad” en el feedback (así como la de “trolleamiento”). Por supuesto, podremos bloquear cualquier conversación que deseemos, evitando así tener conversaciones productivas en espera mientras perdemos tiempo con trolls de todo tipo.

20 habilidades que estamos perdiendo por el uso de la tecnología.

ipad2

Desde hace siglos, el hombre cuenta con varias habilidades que ha ido aprendiendo con el paso de los años y que hacen su vida más fácil. Entre ellas se encuentran, por ejemplo, la capacidad de orientarse en un mapa, hacer nudos o, para los más manitas, cambiar un enchufe. Sin embargo, un estudio patrocinado por el fabricante de mapas «Ordnance Survey» ha determinado que, con el paso de los años, una buena parte de ellas están desapareciendo por culpa de la tecnología.

Así lo afirma en su versión digital el diario «Daily Mail», página que se ha hecho eco de este estudio y ha determinado que son un total de 20 las habilidades que, a día de hoy, son cada vez más difíciles de encontrar en el ser humano. Según los expertos de dicha organización, la culpa de esta pérdida de capacidades es la falta de interés de las generaciones más jóvenes a la hora de aprender y, como no podía ser de otra forma, las diferentes aplicaciones móviles.

Y es que, la llegada del smartphone ha provocado que -por ejemplo- nuestro sentido de la orientación haya quedado adormecido en favor de aplicaciones como el «Google maps». «Hace pocos años, estas habilidades se consideraban esenciales para la vida cotidiana. La tecnología, por muy buena que sea, no es invencible y hay momentos en los que puede defraudarnos. Incluso si es una habilidad que crees que ya no necesitas, es importante tener algunos conocimientos básicos de la misma», ha señalado un representante de esta organización en declaraciones recogidas por el «Daily Mail».

«Ordnance Survey» ha subrayado además la necisidad de contar con determinadas capacidades como la de leer un mapa. «La lectura de mapas, ya sea en papel o en un dispositivo digital, es una habilidad esencial que podría salvarte la vida. En los últimos años, las ventas de mapas en papel y el número de descargas de aplicaciones de mapeo han aumentado, y es esencial que el público sepa usarlas correctamente», añade.

20 habilidades que hace años que no usas

1-Leer un mapa

2-Orientarse con una brújula

3-Hacer un nudo concreto

4-Remendar calcetines

5-Saber cómo buscar un dato en un libro

6-Corregir un texto

7-Entender las unidades de peso (en este caso, las libras y las onzas)

8-Saber gramática y saber deletrear

9-Poder pasar de una unidad de medida, a otra

10-Hacer fuego

11-Dominar la caligrafía

12-Entender las unidades de medida (pies y pulgadas)

13-Tejer

14-Recordar los números de teléfono de familiares y amigos

15-Recordar el número de teléfono de tu pareja

16-Saber identificar la flora y la fauna de un lugar

17-Saber mecanografía

18-Saber hornear pan

19-Cortar y arreglar el bajo de los pantalones

20-Arreglar un enchufe

10 habilidades que tiene la nueva generación

Por otro lado, la empresa «Ordnance Survey» también ha logrado reunir 10 habilidades que tienen las nuevas generaciones, pero con las que no cuentan aquellas personas más «tradicionales». Entre las cinco primeras se destacan el saber hacer búsquedas en internet, poder configurar una red Wifi, utilizar un smartphone, hacer trámites bancarios en la red o saber gestionar la privacidad en línea. La segunda parte de la lista es similar, pues incluye saber buscar trabajo en la web, navegar, usar un GPS, instalar y actualizar programas informáticos y usar una tablet.

3 claves para enganchar a tu audiencia digital

inter-2

Hasta hace algunos años, las reglas para manejar las redes sociales de una compañía eran sencillas: compartir contenido relevante con una frecuencia establecida, responder las dudas de los usuarios e invertir dinero para que los números crezcan. Pero hoy las reglas han cambiado… y todo indica que continuarán haciéndolo a un ritmo cada vez más precipitado.

En el marco de la Social Media Week –que tuvo lugar esta semana en la Ciudad de México– Jannis Rudzki Weise, líder de comunicaciones digitales de Audi México, compartió las claves con las que su compañía consiguió crear un vínculo cercano con su audiencia digital.

Algunos datos

De acuerdo con el experto en estrategias digitales:
-En los próximos cinco años, la cantidad de contenido en la web aumentará de 500 a 1000 por ciento.
-75 por ciento de este contenido será generado por los usuarios.
Las cifras anteriores ponen de manifiesto que el principal reto de una estrategia digital será atraer la atención de usuarios cada vez más bombardeados por la información y con cada vez menos tiempo para dedicar a la lectura.

La clave: la distribución                                                         ¿Cómo conseguir atraer la atención del público digital? Sorprendentemente, la respuesta no está en los contenidos. Cuando menos así lo cree Rudzki: “el contenido es la base, el punto de partida; no la meta”. ¿Entonces a qué debemos prestarle atención?

De acuerdo con el experto, el contenido por sí mismo no tiene valor económico alguno. La clave está en encontrar la forma de que este contenido sea compartido por los usuarios.
Éstas son las estrategias que permitieron a Audi posicionarse ante sus usuarios web:

Ponle un nombre a tu marca
Para crear interacción, no basta publicar notas en las redes sociales. Los usuarios actuales buscan identificarse con las marcas, sentirse cercanos a ellas. La mejor forma de acercarnos y fomentar la discusión es, sin duda, ponerle un rostro a nuestra marca.

La empresa alemana designó a un trabajador de la planta establecida en Puebla para ser el portavoz de la marca en redes sociales. Su nombre es Javier, y es el encargado de responder cualquier duda de los usuarios relacionada con la marca: desde cómo se produce tal o cual automóvil y cuándo saldrá a la venta un determinado modelo hasta dónde pueden enviarse los CV para postularse a una vacante.

Para presentar al portavoz, Audi creó el hashtag #AskJavier y grabó un clip para compartir en redes sociales e invitar a sus usuarios a que hicieran preguntas en los comentarios.

¿El resultado? Una respuesta abrumadora de los usuarios, quienes se mostraron agradecidos por tener un espacio en el que pudieran plantear sus dudas y éstas fueran escuchadas. Tal es el valor de ofrecer una experiencia cercana.

Crea una campaña con la que se relacionen                           Según Rudzki, las empresas que logran conectar en un nivel más íntimo con sus usuarios digitales han aprendido a no hablar todo el tiempo de sí mismas. “Todo el tiempo, las marcas bombardean a sus usuarios con el mensaje de que son las mejores en lo que hacen, son confiables, etc. ¿Y si cambiamos el mensaje”, explica.

En este sentido, Audi apostó por crear una campaña que en apariencia no se relaciona en absoluto con su negocio –los autos de lujo–, pero que rescata los valores fundamentales de la marca y los acerca a un público más amplio.

“’Pasión y perfección”
es la campaña que creamos para transmitir nuestros valores a los usuarios. Buscamos crear algo con lo que pudieran relacionarse, algo que voltearan a ver”.
La campaña, que comenzó hace un par de días, consiste en compartir clips que muestren la historia de personajes urbanos mexicanos, con los cuales cualquier usuario se pueda identificar. En cada video, los protagonistas explican cuál es el papel que juegan la pasión y la perfección en sus trabajos y sus vidas.

Si bien los videos no se convirtieron en virales, sí incrementaron notablemente la interacción de los usuarios con la marca, y a sus ojos, la convirtieron en una marca “con los pies en la tierra”.

                                     A la par de los videos, Audi México organizó una dinámica en redes sociales. Creó un sitio web para la campaña e incentivó a sus usuarios a que votaran por su video preferido. Pero fue más allá: los invitó a grabar sus propios videos en los que compartieran qué significa para ellos la pasión y la perfección. Los usuarios pueden subir sus clips a Instagram o You Tube con el hashtag #pasionyperfeccion.

Pero la marca sabe que no puede pedir un esfuerzo tan grande a sus lectores sin ofrecer algo a cambio. Así, el premio para el mejor video –el más votado– será un viaje a Los Ángeles, California, para asistir al LA Auto Show y tener la oportunidad de conducir los autos que aún no salen a la venta. El segundo lugar se llevará a casa un reloj de lujo, y los 20 finalistas, una pluma edición especial de la marca.

Y tú, ¿cómo fomentas la interacción de tu marca con tus usuarios?

¿A alguien le importa la privacidad?

seguridad

Jeff Jarvis, gurú del Internet abierto, dice que a la gente le preocupa (tal vez demasiado) la privacidad. Nicholas Carr, ensayista crítico con las nuevas tecnologías, considera que nuestro comportamiento cuando estamos conectados evidencia que no nos preocupa. Dos pensadores de las redes y la revolución digital, dos miradas.

El auge entre los más jóvenes de una red social como Snapchat, en la que los mensajes que la gente envía desaparecen a los pocos segundos de ser leídos, podría indicar que la inquietud en torno a la cuestión crece entre las nuevas generaciones. Pero la aceptación decookies sin excesivos miramientos con tal de acceder a servicios (presuntamente) gratuitos que se nos ofrecen en la Red apunta a que, de hecho, no dedicamos demasiado tiempo a preservar nuestra privacidad.

Jeff Jarvis, bloguero de referencia, profesor de Periodismo de la City University de Nueva York (CUNY) y autor de Partes privadas. Privacidad en Internet (Gestión 2000, 2012) y de El fin de los medios de comunicación de masas (Gestión 2000, 2014), afirma en conversación telefónica desde Nueva York que la intimidad necesita de protección, sí, pero que lo importante es que la gente pueda compartir contenidos: “No debemos entrar en pánico con la privacidad hasta el punto de que acabemos encerrándonos en nuestros caparazones”.

Carr: “Pensamos tanto en cómo nos ven los demás y en los ‘me gusta’ que se estrecha nuestra identidad”

Por su parte, Nicholas Carr, finalista del Premio Pulitzer con Superficiales: ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes?(Taurus, 2011), que el año pasado publicó Atrapados: Cómo las máquinas se apoderan de nuestras vidas (Taurus, 2014), sostiene, también en conversación telefónica desde su casa en Colorado (EE. UU.), que es complicado mantener la intimidad si uno está conectado: “Creo que hay una erosión de la privacidad relacionada con el hecho de estar conectados y en las redes sociales; por estar expuestos y por poder ser rastreados”.

Entrevistamos a estos dos gurús para plantearles algunas de las cuestiones clave relacionadas con la privacidad y comprobamos que, en efecto, albergan sensibilidades bien distintas.

Los riesgos en el campo de la privacidad.

Jeff Jarvis. Me preocupa lo que hacen los Gobiernos. Se presentan como los mejores protectores de la privacidad cuando en realidad son su peor enemigo. Pueden reunir, como nadie, información sobre nosotros y usarla en nuestra contra. Como norteamericano, siento lo que mi Gobierno ha hecho. También creo que, a veces, lo que llamamos entregar la privacidad es en realidad hacer una transacción. Cuando compro un libro en Amazon, saben lo que compro y me recomiendan en función de lo que me gusta: eso añade valor. Cuando la NSA robó información de la gente, era algo de lo que no se era consciente y sobre lo que no se podía tener control.

Jarvis: “El problema no es la tecnología, sino el mal uso que otro ser humano le pueda dar”

Nicholas Carr. En la parte práctica hay un desequilibrio de poder de modo que no somos conscientes del alcance que tiene la violación de nuestra privacidad cuando estamos conectados. En otras palabras, no se nos permite saber exactamente qué información sobre nosotros está siendo almacenada, compartida o usada para anuncios o para otros propósitos. Ese desequilibrio de poder nos deja abiertos a la manipulación y a la explotación. Y esto ocurre con compañías comerciales que nos craquean y con Gobiernos que nos siguen la pista secretamente. En términos filosóficos, se está perdiendo un espacio privado en nuestras vidas, no somos tan libres para pensar de un modo distinto. Al estar expuestos, estamos permanentemente componiendo una imagen pública en vez de explorar nuestros pensamientos y sensaciones, lo cual nos hace menos interesantes. Pensamos demasiado en cómo nos ven los demás, podemos contar los Me gusta, somos demasiado conscientes del atractivo de nuestra imagen pública, nos obsesionamos con ello y se produce un estrechamiento de nuestra identidad por estar constantemente exhibiéndonos.

Google, Facebook y la transparencia.

J. J. Todos lo pueden hacer mejor en lo tocante a la transparencia, dejando más claro lo que hacen con los datos, pero no creo que hagan nada terriblemente malo. No podemos demonizar las cookies, haciendo que den miedo y parezcan el mal. No lo son. Pero hay que darle a la gente la información de por qué se instalan, en qué le beneficia; y darle un cierto control.

N. C. Nuestra experiencia, con la información que vemos en sitios como Facebook, o con la que nos muestra Google, puede ser manipulada por esas compañías que tanto saben sobre nosotros y que tanto control tienen sobre la información a la que tenemos acceso; nosotros no nos damos cuenta de que estamos siendo manipulados. Estas compañías no son nada transparentes. Quieren que seamos transparentes, pero ellas no lo son.

Debate sobre la cesión de datos médicos.

J. J. ¿Por qué no publicamos la información sobre salud? Uno, en Estados Unidos, por miedo a perder el seguro médico. Pero eso se puede regular. La otra es el miedo a perder un trabajo. Pero también se puede legislar para que no haya discriminación cuando alguien esté enfermo. También hay miedo por el rechazo de nuestra comunidad. Pero en este caso habrá que actuar sobre la comunidad, esto no es la Edad Media, nadie debería sentir vergüenza por estar enfermo. Compartiendo información sobre la salud se pueden extraer grandes beneficios para todos: más datos pueden llevar a más conocimientos y, tal vez, a salvar vidas.

N. C. Cuando nuestra salud y nuestros signos vitales están siendo rastreados por un reloj de Apple o con la pulsera Fitbit, se nos plantean más preguntas: ¿tienen las compañías aseguradoras o los Gobiernos acceso a esta información? Por eso es importante que sepamos qué está siendo recogido y cómo está siendo usado.

Los límites en la privacidad.

J. J. Hay muchos. No todo deber ser público. Lo primero, porque resultaría tremendamente aburrido. Todos tenemos una privacidad. En última instancia, es lo que no decimos. El problema no es la tecnología, sino el mal uso que otro ser humano le pueda dar.

N. C. Necesitamos más información de cómo están siendo rastreados y almacenados nuestros datos. El mejor modo de evitar la manipulación es poder ver cómo se usan y tener un control sobre ellos.

Vía El País.

El Slacktivismo

descarga

Cuando estamos inmersos en nuestras redes sociales participamos apoyando un tema en específico con el esfuerzo de un dedito en la tecla “enter” dando “likes” a los temas que causan nuestro interés y con los cuáles creemos que estamos participando de manera activa nada más por el hecho de darle un “me gusta” o compartirlo.

A este término se le conoce como Slacktivismo, que proviene de las palabras en inglés “Slacker” (una persona que evita el trabajo o el esfuerzo) y “Activism” (la labor de hacer acciones en pro de un cambio político o social). De acuerdo al diccionario Oxford, Slacktivism se refiere a “Acciones realizadas a través de Internet en apoyo de una causa política o social, pero consideran que requiere poco tiempo o participación , por ejemplo, firmar una petición en línea o unirse a un grupo de campaña en un sitio web de medios sociales”.

Pregunto: ¿qué tan beneficioso es para una causa social el Slacktivismo? ¿Ayuda o no para promover acciones concretas?

Darle un “like” a cualquier post que defienda una causa social hace sentirnos partícipes de esa lucha. Inclusive, a algunos, les puede ayudar a aumentar su buena reputación frente a su grupo de amigos, mostrándose como personas responsables, sensibles, inteligentes y con ideales bien definidos. Habría que ver cuántos de ellos están involucrados de manera activa en esa causa a la que le están dando un “click” de aprobación.

Y, me parece, que no se le podría dar la misma dimensión a la cantidad de “likes” que se le da a un perfil de Facebook de una marca determinada o a algún post que nos refiera a una promoción comercial, en comparación con los “likes” que ocurren cuando se trata de ganar la simpatía de la gente a favor de solidarizarse frente a un problema social. Por el lado comercial importa llegar a una mayor cantidad de gente a la que exponemos nuestra marca o producto. En el caso de un tema social, tiene que ver la cantidad, pero también tiene que ver la acción resultante a esa convocatoria o a ese mensaje de sensibilización social. De nada sirve mi “like” a un post que vaya en contra del maltrato a las mujeres si en mi vida personal soy un machista.

Y esto va más allá. Llega el momento en que los Slacktivistas no dan solo su aprobación al tema; lo comparten, lo replican, le dan seguimiento a la información, exigen que se realice una acción y, habrá algunos casos, en que intervengan activamente a favor de la causa.

Arturo Mora vía Merca20